Emiliano Zapata
El Caudillo del Sur

"Es mejor morir de pie que vivir toda una vida arrodillado"

A 100 años del crimen de Zapata, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó el decreto que declara al 2019, como el año del Caudillo del Sur, Emiliano Zapata Salazar.
Nacido en Anenecuilco, Morelos, 8 de agosto de 1879 y asesinado en Chinameca, Morelos, el 10 de abril de 1919.
Ante su pobreza, la familia Zapata diversificó sus actividades encaminándolas a la pequeña ganadería. De ese modo los animales les permitieron autonomía de la hacienda azucarera vecina.
Zapata siguió la educación primaría, la cual fue muy limitada, en la escuela de la aldeaa y bajo la tutela del maestro Emilio Vara.
A los 16 años perdió a su madre y 11 meses más tarde, a su padre. El patrimonio que heredó fue reducido, pero suficiente para no tener que emplearse como peón en alguna de las ricas haciendas que rodeaban Anenecuilco.
Desde muy temprana edad, advirtió las grandes injusticias que se cometían en contra de quienes trabajaban la tierra.
En 1906 asistió a una junta de campesinos en Cuautla para discutir la forma de defender sus tierras y las del pueblo frente a los hacendados colindantes. Su rebeldía lo condenó a la leva (conscripción), y en 1908, Zapata fue incorporado al 9° Regimiento de Caballería, bajo el mando del coronel Alfonso Pradillo.
El 12 de septiembre de 1909, Emiliano Zapata fue elegido calpuleque (palabra náhuatl, que significa jefe, líder o presidente) de la Junta de Defensa de las tierras de Anenecuilco-Villa de Ayala-Moyotepec donde empezaría a analizar documentos que se originaron en el virreinato que acreditaban los derechos de propiedad de los pueblos sobre sus tierras, los cuales habían sido negados por las Leyes de Reforma, sobre todo la Ley Lerdo que obligó a las corporaciones civiles a vender o ser expropiadas las tierras improductivas, lo cual fue motivo en su tiempo del apoyo de varios líderes indígenas como Tomás Mejía a los gobiernos conservadores mexicanos y al Segundo Imperio Mexicano. Estas leyes además fueron aprovechadas por varias personas para acrecentar sus tierras de manera ilegal al solicitar la propiedad de zonas comunales que los pueblos no trabajaban. Por esto, se convertiría en dirigente agrario de Morelos, su estado natal.
En febrero de 1910 fue incorporado por la fuerza al Noveno Regimiento de caballería con sede en Cuernavaca, con el grado de soldado raso.
Al proclamarse el Plan de San Luis, que marcaba el inicio de la Revolución de 1910, Zapata leyó un ejemplar; llamándole la atención especialmente el artículo tercero, que ofrecía la restitución de las tierras a sus legítimos propietarios. Emiliano Zapata sostiene pláticas con Pablo Torres Burgos, un influyente maestro rural, y con Gabriel Tepepa, Catarino Perdomo y Margarito Martínez. Se llega al acuerdo de que Torres Burgos, quien era el mas letrado del grupo, se entrevistara con el Jefe de la Revolución Francisco I. Madero, en San Antonio, Texas. El resultado de esta entrevista fue la decisión de tomar las armas por Pablo Torres Burgos, Emiliano Zapata, Rafael Merino y cerca de 60 campesinos.
Al triunfo del maderismo, Zapata no concibe el licenciamiento de sus tropas sin que a cada uno se le otorgue la seguridad de tierras para sembrar a cambio de sus fusiles. Para él, la guerra no terminaba con el derrocamiento del porfirismo, sino con la cristalización del objetivo del pueblo campesino: la devolución de las tierras robadas por los hacendados millonarios.
En pláticas que mantuvo con Francisco I. Madero, Emiliano Zapata, le demostró con base en un ejemplo muy simple, como se sentían los campesinos en relación al despojo de sus tierras: Mire, señor Madero; si yo aprovechándome de que estoy armado, le quito su reloj y me lo guardo, y andando el tiempo nos llegamos a encontrar y con igual fuerza, ¿tendría usted derecho a exigirme su devolución? —¡Como no, general, y hasta tendría derecho de pedirle una indemnización por el tiempo que usted los uso indebidamente! Zapata le dijo que eso era exactamente lo que había pasado en Morelos, donde unos cuantos hacendados habían despojado a los campesinos de sus tierras.
La lucha de Zapata permitió un cambio de visión de los campesinos, él luchó por la igualdad de oportunidades con el principio de la libertad y la democracia, fue una guerra de reclamo por la tenencia de la tierra y liberación de los campesinos de la esclavitud feudal.
Un día como hoy pero de 1919 cuando cayó asesinado en la Hacienda Chinameca surgió para la historia de México el mártir del Ejército Libertador del Sur: Emiliano Zapata Salazar.

  • "Quien se atreve a enseñar, nunca debe dejar de aprender"

    John Cotton Dana

  • "La educación no cambia el mundo. Cambia a las personas que van a cambiar el mundo"

    Paulo Freire

  • "Los niños tienen que ser enseñados sobre cómo pensar, no qué pensar"

    Margaret Mead

  • "La educación es aprender lo que ni si quiera sabías que sabías"

    Daniel J. Boorstin

© 2017 BCENUF